miércoles, 25 de febrero de 2009

¡QUÉ SE TE VEN LAS IDEAS!

Estudio de la biología de un pez con la cabeza transparente.






Fuente: EcoDiario
Video: YouTube


He encontrado hoy dando un repaso a los sitios que suelo mirar para colgar mis "post" una imagen que me ha parecido muy curiosa, incluso cómica. Se trata de un pez con la cabeza transparente, parece producto de la imaginación de algún creador de ciencia ficción pero es tan real como nosotros mismos. Así que después de mi última entrada, (que hasta a mi me resulta un coñazo tremendo, jejeje) he decidido poner esta que es mucho más simpática, aunque no se trate de ninguna investigación aparentemente muy importante. Espero que os llame la atención el "bichejo" tanto como a mi.


Pues bien, al animal en cuestión se le llamó Macropinna microstoma, y se trata de un pez que habita las profundidades marinas, tiene efectivamente, la cabeza transparente y unas grandes esferas que son las lentes de unos ojos extrañísimos que tienen forma de barril, al ser un animal de forma tubular. La cabeza de este extraordinario animal está rellena de un fluido. Y aunque nos parezca que este pez nos está mirando de frente, en realidad las lentes verdes nos indican que está mirando por encima de su cabeza, en vertical, en busca de alimento.


Los ojos por tanto no son las aberturas negras que presentan encima de la boca, estas son unos órganos olfatorios llamados "nares" que serían análogos (realizan la misma función aunque su origen puede ser distinto) a nuestras fosas nasales.


Se pensaba que esos tubos fijos no podían moverse. El oceanógrafo Bruce Robinson ha mostrado que pueden rotar hacia adelante, gracias a una asombrosa película que ha podido "capturar" el comportamiento de este pez.


Los ojos en forma de barril se encuentran en otras formas de peces que pasan su vida posados en el cieno de las profundidades, y se han adaptado para registrar la más mínima brizna de luz que delate una silueta de alguna presa potencial que pase por encima de ellos. En Macropinna el asunto es bien diferente. El pez fue fotografiado a una profundidad de entre 600 y 800 metros gracias a un robot submarino.


El primer hallazgo de Robinson fue descubrir que la cabeza transparente estaba rellena de un extraño fluido que rodeaba los ojos, una intrincada adaptación que desaparecía cuando estos peces eran traídos a la superficie por culpa de la diferencia de presión. Robinson observó en el video del robot que el pez podía mover los ojos tanto vertical como horizontalmente y además, tuvo la suerte de conservar el animal durante unas horas en el acuario del barco de investigación confirmando este hallazgo.


El pez se alimenta de medusas y tiene un portentoso sistema digestivo para poder tragárselas. La mayor parte del tiempo lo pasa "suspendido" entre las aguas y no en el fondo, con el cuerpo moviéndose en horizontal, pero con los ojos mirando hacia arriba, como si fueran un par de periscopios de un submarino.


Una vez que detecta la presa, el pez cambia la dirección y nada hacia arriba para embestirla, pero para ello coloca sus ojos en posición horizontal mientras sucede el ataque, consiguiendo un perfecto campo de visión. También es probable, según Robinson, que el pez se alimente no sólo de las medusas, sino de los organismos que quedan atrapados en los tentáculos de estas.

2 comentarios:

Kontre Cannamalo dijo...

No dudo de la existencia del pez en cuestión, pero debo reconocer que las 3 veces que he visto el video me ha dado la sensacion de PCEPO (Pez Creado Enteramente Por Ordenador)...

Luis Rodríguez Rodríguez dijo...

jejeje, pues aunque parezca hecho por ordenador, al parecer es totalmente real.

en realidad animales de las profundidades con cuerpos transparentes no son tan raros.

busca el nombre científico (Macropinna microstoma) en imagenes del google y sale alguna foto de ejemplares pescados, a ver si así te resulta un poquito más creible. aunque no te quito la razón, parece por completo un PCEPO.

VISITAS DIARIAS DE LA NUEVA ETAPA

"VISITICAS" DEL MUNDO HISTORICAS